Comida para el cabello

Comida para el cabello Por supuesto, el cuidado apropiado es muy importante para preservar la belleza del cabello, pero no hay que olvidar que la salud viene de dentro y el estado de rizo depende de lo que comemos. Por lo tanto, la elección de la dieta debe ser tratada no menos responsablemente que a la elección de los cosméticos.

Por ejemplo, si mantiene una dieta rica en proteínas durante un tiempo prolongado, pronto notará que su cabello se está afinando. Y esto no es sorprendente, ya que los carbohidratos son el principal proveedor de energía para el cuerpo en general y el cabello en particular. Por lo tanto, productos como cereales y frutas ricas en carbohidratos, es deseable comer diariamente.

En principio, cualquier dieta mono daña la salud del cabello. El cabello debe recibir una variedad de nutrientes. Por lo tanto, si decide seguir una dieta para mantener una cifra, elija una dieta balanceada que incluya la cantidad necesaria de proteínas, grasas y carbohidratos.

Una vitamina necesaria para fortalecer la salud del cabello es la vitamina B12, que se encuentra en el pollo, el mar y los productos lácteos, los huevos; y el calcio, responsable del crecimiento del cabello, puede tomarse de los mismos productos lácteos, brócoli, sésamo y espinaca.

Cabello: una especie de reflejo de la salud del cuerpo como un todo, son sensibles a la presencia de algún tipo de enfermedad o estrés transferido. Una vez que la condición del cabello ha empeorado, la armonía en el alma y el cuerpo se rompe. Restaurarlo, y en consecuencia, y devolver la fuerza del cabello ayudará a los alimentos, ricos en vitaminas A, C, PP, que ayudan a fortalecer los vasos del cuero cabelludo. Lo mejor es hacer frente a esta llamada papilla de la belleza – avena. Además de las vitaminas necesarias, la avena contiene calcio, hierro, ácido fólico y nicotínico, ayuda a eliminar las sales nocivas, los derivados de los metales pesados ​​del cuerpo, literalmente “tirando” de los tejidos profundos.

Un cabello hermoso no puede prescindir de los aceites vegetales y los alimentos en los que están contenidos, como las semillas y las nueces. Los aceites de oliva, lino y germen de trigo son especialmente útiles. Agregue cualquiera de ellos a las ensaladas, o mejor aún, tome una cucharada vacía de aceite al día.

Si abandona el pescado, el marisco, la carne baja en grasa y los huevos, no se sorprenda de que su cabello crezca lentamente. Carecen de proteína, el material de construcción más importante para el cuerpo. Además, estos productos son ricos en cobre, que está involucrado en la formación de pigmentos y no permite que el cabello se vuelva gris.

Comida para el cabello