Cómo dejar de aserrar a un marido

Sin lugar a dudas, después de haber entrevistado a 50 hombres, la pregunta de si su esposa lo vio o no, 49 responderá afirmativamente, y 1 simplemente lo silenciará. Las mujeres, a su vez, confían en que tales acciones no se cometan. ¿Cómo se obtiene un resultado tan opuesto?

En principio, la respuesta no es tan complicada. Una mujer a nivel genético nace como maestra. Y dado que un hombre de 60 años sigue siendo un niño, para su esposa, este es el campo de trabajo eterno con un “niño difícil”. Aquí solo están los hombres, son niños obstinados y están constantemente descontentos con el proceso educativo. Y si los adolescentes llaman a esta situación “el maestro se preocupa por mí”, entonces los hombres reprochan a las esposas por “cortarlos”.

Si tal situación amenaza la tranquilidad en la familia, entonces una mujer, como su componente sabio, debe hacer algo al respecto. ¿Cómo puedo dejar de “cortar” a mi esposo? Para empezar, debe decidir sobre el objetivo, priorizar. ¿Qué es más importante para ti, el orden en la casa o las relaciones en la relación? Si el orden en la casa domina, entonces no queda nada por hacer para encontrar otro marido, porque la forma de volver a entrenar a un hombre es posible, pero no es necesario. Habiendo sucumbido a tus exhortaciones, dejará su posición masculina como cabeza de la casa, lo que dañará su autoestima y, aunque sea a nivel subconsciente, pero no lo aceptará. Este estado de cosas, en el futuro, provocará constantemente peleas entre ustedes.

En el caso en que seas más querido por las relaciones familiares, debes intentar cambiar tu visión de las cosas. Si es difícil destetar a su esposo para que se lance calcetines, lléveselos, pero como compensación, incruste (sin obstrucciones) el deber de su esposo, cualquier tarea que haya hecho. Un hombre es más fácil aprender algo nuevo que cambiar lo viejo.

Las relaciones familiares, incluso si se fortalecen durante años, siguen siendo sutiles y sensibles. Y no será difícil romperlos, lo que no se puede decir sobre la reanudación. Por lo tanto, antes de comenzar un nuevo enfoque con la moralización, comprenda que la vida cotidiana es cambiante y no basada en principios, y las relaciones humanas son mucho más únicas.

Cómo dejar de aserrar a un marido